El miércoles comienzan las obras para rehabilitar y mejorar la accesibilidad del Casco Antiguo

0
0
El miércoles comienzan las obras para rehabilitar y mejorar la accesibilidad del Casco Antiguo

El proyecto incluye la renovación de la Plaza de la Constitución y la eliminación de barreras arquitectónicas en El Castillo

De Zárate anuncia que “los trabajos pretenden dejar el barrio en perfecto estado de revista antes de la Fiestas Mayores Patronales”

La Plaza de la Constitución y diferentes viales del Casco Antiguo de Benidorm van a experimentar importantes mejoras de rehabilitación según ha anunciado esta mañana el edil de Obras y de Escena Urbana, José Ramón González de Zárate “con la intención de dejarlo en perfecto estado de revista,-dijo-, de cara a las próximas Fiestas Mayores Patronales”. Las obras está previsto que den comienzo el próximo miércoles, día 5, y el objetivo final es dar un repaso general a la trama viaria y a la escena urbana en la que se concentra el mayor número de personas y de actos previstos en las Fiestas Mayores Patronales que comienzan el sábado, 12 de noviembre.

El edil de Obras ha explicado que la primera actuación se centrará en la Plaza de la Constitución, donde está previsto sustituir el firme de la calzada desde la confluencia de la calle Alameda, Carmela Martínez y calle Mayor, hasta el cruce de la calle Cuatro Esquinas con la calle Alicante. El edil hizo un llamamiento a los establecimientos y vecinos de la Plaza de la Constitución para que durante los próximos tres días desde el inicio de las obras, acumulen el cartón en sus locales hasta por la noche dado que el servicio de recogida solo se podrá realizar al final de cada jornada debido al desarrollo de los trabajos. También se va a reparar el pavimento de la calle Carmela Martínez y los adoquines en los cruces de la Calle Cuatro Esquinas con las calles Santa Faz y Alicante.

Los trabajos van a suponer también una mejora en la accesibilidad de la Plaza de la Constitución, dado que la calzada quedará a la misma altura de los bordillos de las aceras. La medida supondrá una mejora sustancial y creará un espacio más adaptado en una zona que ya está contemplada como semipeatonal, al tener solo acceso los vehículos de residentes, los de transporte público o los de carga y descarga en determinados horarios. El proyecto también contempla implantar una barandilla y un pasamanos en la misma Plaza y la eliminación de unos 20 bolardos que serán sustituidos por jardineras. Las obras se intenta que causen las menores molestias posibles y se van a realizar antes del “puente” del mes de octubre y entre semana, al ser las fechas de menor actividad de restauración en la zona.

En cuanto concluyan las tareas de rehabilitación de la Plaza, está previsto que comiencen los trabajos de mejora en el resto de viales, desde el Paseo de la Carretera, hasta el Castillo, y González de Zárate puso especial hincapié en que “se hará un repaso general a toda la infraestructura y mobiliario urbano que pueda estar dañado o defectuoso, ya sean adoquines, baldosas, bordillos, baches, etcétera”. Precisó que también se harán mejoras en la accesibilidad al área del mirador del Castillo dotando de una rampa el acceso que hay por la Plaza de la Senyoria.

Las obras cuentan con todos los informes favorables de los distintos servicios técnicos y del Consejo Asesor de Escena Urbana en el que están representados todos los grupos municipales de la Corporación, asociaciones sectoriales y consejo vecinal.

La ejecución del proyecto correrá a cargo de la empresa Pavasal y se va a financiar con los 50.000 euros previstos en los Presupuestos Municipales para la supresión del contenedor soterrado de la Plaza de la Constitución, medida que proponía una enmienda del Grupo Liberal, a la que se opuso el Grupo Municipal Popular, y cuyo dinero se va a destinar ahora en introducir mejoras y rehabilitar el Casco Antiguo.

El proyecto se ha consensuado con los establecimientos de la zona, fundamentalmente de hostelería y restauración, así como con los vecinos del Casco Antiguo. De Zárate ha recordado que todos los informes técnicos desaconsejaban la eliminación del contenedor soterrado de la Plaza de la Constitución y alertaban que de hacerlo tendrían que ponerse alrededor de 20 o 30 contendores de superficie con el consiguiente deterioro de la imagen en la escena urbana. Las molestias que su uso causaba en determinadas horas, han empezado a resolverse estableciendo un horario estricto para regular el vertido de residuos, así como su recogida por parte de los servicios municipales.